Photo Of A Bridal Gown 1500881

Limpieza y cuidado de tu vestido antes de la boda

Si compras un vestido de segunda mano, de muestra o incluso si es nuevo pero se te manchó con algo, es importante lavar tu vestido previo a tu boda. Si es uno de los primeros dos casos (segunda mano o de muestra), aunque parezca limpio a simple vista, es posible que el vestido tenga manchas imperceptibles. Es importante sobre todo revisar la bastilla, el escote y las axilas, donde puede tener polvo, sudor y/o maquillaje. Nuestra recomendación es lavarlo con suficiente anticipación a la boda (aproximadamente 1 mes) para que lo tengas listo con tiempo.

Si tu idea es utilizar el vestido que tu mamá o abuela utilizaron, probablemente requieras de un servicio de restauración. Lo ideal es que estos vestidos hayan sido almacenados correctamente, que no hayan tenido manchas por mucho tiempo y no hayan tenido contacto con otros químicos. El proceso de restauración conlleva siempre un riesgo, pero nosotros te podemos asesorar con base en nuestra experiencia.

Al transportar tu vestido de la tintorería a tu casa, colócalo con un solo doblés en tu vehículo. Al llegar a tu casa, sácalo del auto inmediatamente y cuélgalo donde no esté tocando el piso. Es importante también guardarlo en un lugar limpio, sin polvo y sin mucha humedad durante las semanas previas a tu boda para que este luzca intacto. Además, ponerlo en una bolsa suficientemente amplia para que no se arrugue. Asegúrate también de que no hayan niños pequeños y/o mascotas donde lo vayas a almacenar para evitar daños. Lugares ideales es en un cuarto de “visitas” con las persianas cerradas o en un closet amplio. Por último, nunca utilices bolsas de plástico para guardar tu vestido durante mucho tiempo. Éstas pueden guardar humedad, permitir la penetración de manchas y ocasionar que el vestido se haga amarillo con el tiempo.