Silk

Riesgos en la seda

La seda es una tela que ha tomado gran auge en la industria de la moda. Es percibida como de gran calidad y elegancia. Sin embargo, al ser una tela natural, tiene ciertos riesgos que son importantes considerar:

  • El color puede borrarse durante el uso. La fricción o la abrasión en las fibras de seda pueden provocar la pérdida de color. Las áreas que reciben la mayor abrasión mostrarán estos signos primero. Estas áreas incluyen el escote y el pliegue del cuello, el codo, las axilas, la parte inferior que muchas veces va metida en el pantalón y los muslos internos.
  • Acabado de la tela. En algunos casos, cuando se adquiere la prenda de seda, ésta trae un químico para mejorar el brillo. Al lavar la prenda en seco, este producto (al ser soluble al lavado en seco) se pierde y el resultado es una tela de seda que ha perdido brillo o incluso parece tener un color diferente.
  • Color. Similar al punto anterior, prendas de seda comúnmente llevan algún tipo de colorante. En el proceso de lavado en seco, éste se puede ir perdiendo. Este tipo de pérdida de color puede ocurrir en el primer proceso de lavado o puede ser progresivo y no perceptible hasta después de que el artículo haya sido limpiado varias veces. Por esta razón, se recomienda que todas las piezas de un conjunto se limpien juntas.
  • Sangrado de tinte en telas multicolores. Prendas con más de un tono pueden “sangrar”. Es decir, un tono mancha al otro y viceversa. Esto es normal en un proceso de lavado en seco o incluso al entrar en contacto con agua. Por ejemplo: derrames de alimentos o bebidas, transpiración o incluso quedar atrapado bajo la lluvia.
  • Sal y pimienta. Los fabricantes muchas veces mezclan hilos de colores claros y oscuros dentro de una tela para producir el efecto deseado. Este tipo de mezcla se conoce comúnmente como “sal y pimienta”. En algunos casos, los hilos más oscuros pueden ser sensibles a la humedad y “sangrar” en los hilos de colores más claros, manchando así la tela. A menudo, el tinte sangrará inmediatamente al entrar en contacto con agua, vapor o detergente. Este tipo de tinción no se puede corregir.
  • Pérdida de color por la luz. Las telas de seda son más propensas a la decoloración por la exposición a la luz que la mayoría de las telas. Esto aplica especialmente para colores vivos y brillantes, como azules, verdes, rojos y morados. Las fuentes de luz capaces de causar pérdida de color incluyen la luz solar, la luz artificial y la luz ultravioleta. El desvanecimiento de este tipo puede resultar incluso de la exposición mínima a las fuentes de luz. Nunca coloque artículos de seda en exposición directa a la luz. El color original de la tela se puede ver en las áreas protegidas de la luz, como dentro del margen de costura, debajo del cuello o pliegues, bolsillos interiores o en la parte posterior de la tela.